Nissan Juke, sólo apto para atrevidos


Decididos a aguarle la presentación del A1 a Audi, Nissan ha revelado por fin la esperada versión de producción del Qazana. Esta vez no ha mantenido el nombre exótico, sino que ha optado por llamarlo Juke, más fácil y contundente. Tanto como su aspecto, que no creo que deje a nadie indiferente. De hecho, y como ya he comentado en el artículo anterior, sigue con la tendencia de mantener las formas de los concepts, con resultados realmente llamativos.

No me esperaba en absoluto que mantuvieran las dobles ópticas delanteras, incluso en su día supuse que eran gigantescas luces antiniebla, pero me equivoqué. En lo que sí acerté fue en los cambios que necesitaba para llegar a la calle, un portón trasero más bajo y un pilar C más estrecho, lo que mejora la comodidad de carga notablemente y la visibilidad. Pero Nissan ha apostado fuerte por aquellos elementos que lo hacían diferente al resto de vehículos. Unos pasos de rueda enormes y un frontal innovador que le dan un aspecto agresivo y dinámico que, aunque alejado de la belleza de otros modelos, van a hacer girar más de una cabeza.

De hecho si algo están haciendo los japoneses últimamente son coches llamativos (Murano, Qashqai, Cube…) y sin rivales directos, aunque quizás está vez se les haya adelantado el Mini Countryman. Eso sí, creo que no tienen nada que ver el uno con el otro en cuanto a concepto. El Juke no entiende de sobriedad y es muy ambicioso ya desde el inicio. Nissan ha anunciado que se venderá con tracción total, con emuladores de diferenciales autoblocantes. Los motores serán dos gasolina de 1.6 litros, uno de 117 CV y otro turboalimentado de 190 CV (¡¿?!) y un diésel 1.5 de 110 CV. Además, prometen accesorios de personalización para que no haya dos Juke iguales.

Si Nissan quería llamar la atención de posibles compradores, ha dado justo en el clavo. Frente al conservadurismo de otros, ha presentado un coche moderno, potente, capaz y, sobretodo, diferente a todos los disponibles en el mercado. No puedo hacer más que aplaudir y esperar a las imágenes en directo en el Salón de Ginebra.

Vía

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: