Land Rover Freelander 2 TD4 SE Stop/Start: Efectivo restyling


Aún recuerdo la primera presentación internacional del Freelander 2, hace ya unos años, en Marruecos. Land Rover demostró que puso toda la carne en el asador para crear un todocamino de referencia, no una simple evolución del modelo precedente. 


El estudio de diseño, la tecnología introducida, los materiales y sobretodo, el ADN Land Rover, marcaron una enorme diferencia con el Freelander de primera generación. En su momento afirmamos que, efectivamente, era un coche a tener muy en cuenta. 

Después de una intensiva prueba dinámica en off-road (dunas incluidas) y todo tipo de carreteras, el Freelander 2 demostró ser uno de los mejores todocamino para salir al campo, y un gran vehículo para circular por asfalto.

Han pasado ya algunos años y tocaba una actualización. Sobre la misma base, la firma británica ha decidido ahora renovar sutilmente el exterior y el interior y montar motores más eficientes (la normativa y la concienciación social obligan). Se ha hecho un restyling típico: pequeños retoques estéticos y mecánicos sobre algo que ya funciona.

Nos hemos vuelto a poner al volante de este “Mini Range”, y estas son las sensaciones que nos ha transmitido


PVP:
LAND ROVER Freelander 2 Td4 2.2 SE Stop/Start 37.330 €
Precio versión probada con extras 41.202 €

Diseño

ver galeríaLand Rover Freelander 2 TD4 SE Stop/StartLand Rover Freelander 2 Td4 SE Stop/Start

Pocas cosas cambian. Sólo los más detallistas observarán que el Freenlander 2011 se distingue por su nuevo paragolpes delantero, la diferente rejilla (acabado Dark Finish para esta versión TD4), las nuevas llantas de aleación y las nuevas opciones de color para la carrocería (Sornoway Gray en el coche que podéis ver en las fotos). 

Si nos dicen que se trata de un acabado especial, nos lo creemos. El Freelander sigue manteniendo prácticamente inalterada su atractiva línea todocamino, a imagen y semejanza de sus hermanos mayores, Discovery 4 y Range Rover, pero a tamaño reducido. Esto es, de por sí, un excelente atributo. 

Habitabilidad

ver galeríaLand Rover Freelander 2 TD4 SE Stop/StartLand Rover Freelander 2 Td4 SE Stop/Start

Subirse a bordo de este coche siempre es una agradable experiencia. El moderno diseño interior se ve perfectamente acompañado por materiales de buena calidad y perfectos ajustes. 

La sensación de calidad percibida en un primer contacto es alta. Aunque sin llegar al nivel de un Range Rover o Range Rover Sport, la sensación de refinamiento y buen gusto es notable:ajuste eléctrico de los asientos, volante tapizado en piel, remates en color aluminio climatizador, tapicería en Alcántara/piel, arranque por botón, todo ello en piel.

Sobre el arranque a pulsador en lugar de la tradicional llave, tenemos que decir que no nos convence. No somos en absoluto contrarios a este tipo de comodidades, pero en el Freelander 2 no está el “gadget” del todo resuelto. El sistema nos ha obligado más de una vez a volver a colocar la llave (que obligatoriamente debe insertarse en la ranura del salpicadero). Requiere un procedimiento (insertar la llave, apretar el embrague y pulsar el botón), no todo lo fácil e intuitivo que desearíamos.

Los pocos cambios que podemos observar en el salpicadero los protagonizan el botón para la activación/desactivación del Stop & Start y el nuevo cuadro de instrumentos. El resto es idéntico al de la versión del año pasado. Las nuevas tapicerías (en nuestra unidad de pruebas, de Piel Nápoli) también contribuyen a marcar un pequeño avance en la terminación interior.

El espacio interior es holgado para un coche de 4,5 metros de longitud, aunque la distancia entre filas es mejorable. A cambio, tenemos un buen maletero (405 litros con la 2º fila en vertical), que se beneficia del práctico sistema de abatimiento de los respaldos de la segunda fila para aumentar su capacidad. En un momento, sin esfuerzo, podemos disponer de un piso totalmente plano , donde colocar objetos de hasta 1,57 metros de longitud o 1,24 de anchura. 

Mecánica

ver galeríaLand Rover Freelander 2 TD4 SE Stop/StartLand Rover Freelander 2 Td4 SE Stop/Start

Una de las novedades más importantes en esta nueva versión del Freelander afecta a la gama de motores. Y especialmente el nuevo diesel TD4 de 150 CV que hemos probado. Asociado a un cambio manual de seis velocidades, este propulsor destaca por sus buenas aceleraciones y cifras de potencia y par máximos, aunque no tanto por su respuesta en el primer recorrido del acelerador, que es mejorable. No se puede tener todo, está claro. 

Las mejoras efectuadas por Land Rover a este motor se han encaminado a optimizar el consumo y las emisiones sin perjudicar las prestaciones. Se consigue con la utilización de un turbo de geometría variable y una recalibración electrónica, combinadas con sistemas como el Stop & Start (que para el motor cuando el coche está detenido), el filtro de partículas diesel catalizado (que viene de serie) o el incremento de la eficacia de la válvula EGR, encargada de reducir la emisión de gases nocivos.

Este diesel emite 165 gr/km de CO2 y según la marca, su consumo medio es de 6,2 litros/100 km. Durante nuestra prueba, y a modo de referencia comparativa, el Freelander marcó 6,7 l/100 km. en autopista, 7,2 l/100km. en carretera, y 8 l/100 km. en ciudad. Como es habitual, por encima de los registros oficiales. Pero son cifras razonables para un coche con tracción a las cuatro ruedas y aptitudes off-road. 

Comportamiento

ver galeríaLand Rover Freelander 2 TD4 SE Stop/StartLand Rover Freelander 2 Td4 SE Stop/Start

La posición que adoptamos al volante del Freelander 2 es elevada, casi de TT. Esto favorece la visibilidad hacia el entorno del coche, sobretodo a la hora de circular por campo. Aunque la visibilidad trasera es correcta, esta versión SE equipa sensores de aparcamiento delanteros y traseros. 

Una vez en marcha, el coche sorprende por el grado de confort que es capaz de ofrecer. Recordamos el anterior Freelander 2 algo más rígido de suspensión. Parece como si la marca hubiese retocado el tarado de los amortiguadores para favorecer la comodidad a bordo. De hecho, las suspensiones absorben las irregularidades de forma impecable. En este sentido, se asemejan a la suspensión neumática de los Range. Como contrapartida, se perciben en mayor grado las inercias en curva. El coche apoya bien en los cambios de trayectoria, se guía de forma intachable, pero la carrocería balancea un poco. 

A bordo, destaca la excelente insonorización del habitáculo (no se percibe apenas el ruido del motor diesel, ni ruidos aerodinámicos ni de rodadura), algo que es de agradecer en largos desplazamientos por carretera.

A la hora de salir del asfalto, el Freelander 2 sigue mostrando unas sobresalientes aptitudes para tratarse de un todocamino, no un todoterreno. No tenemos reductora, pero sí contamos con tracción 4×4 y con el sistema Terrain Response. Esta tecnología controla la cadena cinemática del coche y la adapta a las circunstancias de la conducción de forma automática. Es decir, tan sólo tenemos que escoger un programa de actuación (hierba-gravilla-arena; barro-roderas; arena) para que el coche reparta el par motriz de forma automática entre los ejes, adapte la respuesta del motor o active los controles de descenso si son necesarios según detecte las pérdidas de tracción. En definitiva, escogemos el programa y el coche trabaja por sí solo para garantizar el avance sobre el terreno.

El Terrain Response no es un sistema nuevo. Hace años que lo montan el Discovery 4 y los Range Rover. En el Freelander2, es una tecnología que lo convierte en uno de los todocaminos más efectivos del mercado. Algo a lo que también contribuyen los buenos ángulos característicos de la carrocería y la rigidez estructural que demuestra en la montaña. Sin duda, la experiencia de Land Rover en el mundo del TT se deja notar en este todocamino. 

Seguridad

Además de la comentada posición de conducción elevada, la tracción permanente a las cuatro ruedas también es una característica que contribuye a mejorar la tracción y estabilidad del coche en cualquier terreno. A esto cabe sumar los tradicionales sistemas de control de estabilidad (con detección de vuelco), control de frenada en curva, control de descenso de pendientes o la asistencia electrónica de frenado de emergencia. El Freelander 2 anterior obtuvo cinco estrellas EuroNcap en protección de adultos. 

Valoración final

El Freelander 2 2011 sigue siendo el de siempre: un buen todocamino, eficaz en asfalto y notable en campo en relación a sus competidores. Los pocos cambios realizados por Land Rover van en el buen camino al hacer que, por ejemplo, este nuevo motor diesel consuma menos sin perder potencia ni prestaciones. Pero quizás, también a cambio de una respuesta durante el primer recorrido de acelerador algo inferior. 

También hemos notado un cambio en la respuesta de la suspensión, al menos en la unidad que probamos. Se percibe algo más mórbida, por lo que se pierde algo de efectividad a la hora de conducir en carretera de montaña, pero a cambio, nos beneficia con un grado de confort más elevado. Precisamente en este aspecto este Land Rover tiene uno de sus puntos fuertes.

La vida a bordo resulta muy agradable, no tan sólo por el buen diseño interior, sino también por la calidad de los materiales empleados. Sin duda, un buen coche para todo y para todos aquellos que cuenten con presupuesto para los 37.330 euros que cuesta esta versión diesel SE.

Fuente: http://www.coches.net/prueba-land_rover-freelander-2_2_td4_se_stopstart_150_cv

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: